Comprar una segunda vivienda en la playa

comprar vivienda en la playa

Algunos sueñan con despertar frente al mar y la compra de un piso en la playa es una opción no sólo de apuesta por el bienestar sino también como inversión.
A la hora de adquirir una segunda residencia debemos tener en cuenta, además del precio de la vivienda, los costes que nos supondrá mantenerla como: las posibles cargas que tenga, impuestos de propiedad, comunidad, seguros, derramas, etc.


Actualmente y después de años de incertidumbre inmobiliaria, la compra de una segunda vivienda ha vuelto a valorarse como una buena opción de inversión. 


El mercado inmobiliario se ha estabilizado después de años en constante subida que dio lugar a la burbuja inmobiliaria. Respecto a la posibilidad de conseguir una hipoteca los bancos han vuelto a aumentar sus cifras en la concesión de las mismas y en 2016 crecieron hasta un 4,1%.

Optar por comprar una segunda vivienda es rentable si sabemos administrar dicha posesión, por ejemplo, disfrutaremos de ella en los meses de verano o en la época de vacaciones y el resto del tiempo no tenemos por qué mantenerla cerrada. Se puede optar por alquilarla y sufragar así los gastos de dicha vivienda. Se ha calculado que la rentabilidad media por alquiler está en torno al 4.6%


Si lo que queremos es una residencia para descansar debemos observar detalladamente la ubicación de la vivienda y comprobar qué tipo de comercios existen cerca y que puedan alterar nuestro descanso: bares, zonas de marcha, discotecas, etc. En caso de que tengamos niños podemos comprobar si existen parques infantiles en la zona, ocio familiar, etc. Recordamos que no sólo estamos comprando una casa sino todo lo que tiene también a su alrededor.


La oferta inmobiliaria es amplia y seguro que se puede encontrar la vivienda que se ajuste a nuestros intereses, estamos en un momento óptimo para volver a invertir en inmuebles.


Consejos para comprar una vivienda

 

- Sea primera o segunda residencia es importante que tengamos en cuenta consejos como los siguientes:


- Si está dedicada a la inversión exclusivamente debemos estudiar cómo está el mercado inmobiliario y si se va a producir una revalorización de la misma.


- Analizar las mejores ofertas hipotecarias y evitar que el gasto suponga más del 40% de los ingresos netos que estemos obteniendo.


- Si se va a comprar para luego alquilar hay que tener en cuenta que ofrezca servicios útiles dirigidos hacia el tipo de persona al que se va a alquilar. Por ejemplo, si queremos alquilarla a una familia deberíamos asegurarnos que cerca existan colegios, centro de salud, jardínes, etc. Si lo que queremos en cambio es alquilarlo a estudiantes universitarios deberíamos optar por viviendas cercanas a los centros educativos, culturales y medios de transporte.


- Calcular los gastos de comunidad, conocer si existe alguna derrama en el edificio de la que debamos hacernos cargo, si existen recibos como el de la luz o del agua que se paguen en comunidad, etc.


Como veis estos son sólo algunos consejos básicos que podéis tener en cuenta para que la compra de vuestra vivienda cumpla todas vuestras expectativas y no se convierta en una carga.

En Inmobiliaria Playas de Mazarrón tenemos un amplio catálogo de viviendas en el que seguro encontraréis la que más se adapte a vuestros intereses, además ofrecemos asesoramiento a todos aquellos que tengáis alguna duda.